Miedo a la cercanía.

Miedo a la cercanía.

Miedo a la cercanía.

 

Si nos referimos a este miedo como se hace en las redes sociales, este miedo sin duda caería en la categoría de “trending topic”.

Este miedo está ampliamente representando en nuestra sociedad. Las personas, hoy en día, prefieren ser espectadores más que participantes; la cercanía les produce angustia, razón por la cual controlan o manipulan con cuidado sus zonas de proximidad e intimidad emocional y la profundidad de sus afectos.

¡Tremenda paradoja la que vivimos en la actualidad!, anhelamos tanto entrar en contacto con el otro, pero nos quedamos paralizados tan sólo de pensarlo y ni qué decir de actuar.

Cabe señalar que no existen los espectadores, pues todos somos participantes de esta vida voluntaria o involuntariamente. Es a través de nuestros pensamientos, patrones de comportamiento, sentimientos y forma de hablar con los demás que participamos en la creación de nuestra realidad, de nuestra cercanía o distancia con el otro.

Pues bien, en muchas parejas, uno de los dos añora la cercanía e intenta acercarse al otro, mientras que el otro – que tiene miedo a la cercanía – siempre la evita. La elección de una persona así, que no tiene la voluntad de embarcarse en ese viaje, viene del propio miedo oculto de iniciarlo y de vivir la cercanía. Sin embargo, detrás de ese miedo está la esperanza de superarlo en una relación con una pareja que añore dicha cercanía o que esté más cómoda con ella.

Conscientemente queremos formar una pareja, pero después, la historia, el pasado y el destino de otras personas parecen “alcanzarnos” y no logramos convertir ese anhelo en una realidad para nosotros, con independencia de nuestra belleza, sensibilidad e inteligencia.

Y es aquí donde entra en juego otro miedo inconsciente, pero real, el miedo a mostrarse abierta y totalmente al otro. Las personas no quieren revelar esa parte que los hace vulnerables, no quieren mostrar su alma a otra alma. Sienten miedo ante la gran posibilidad de embarcarse en un viaje lleno de aventuras con alguien que sea capaz de leer y ver su verdadero ser. Tienen miedo de salir de las cuatro paredes de su estado, paredes que las mantienen separadas y a “salvo” de los demás. Temen mostrarse en su totalidad, con sus partes buenas y malas.

¡Si tan sólo supieran que eso es lo divertido de este intercambio de aprendizaje mutuo, de reconocimiento!.

Muchas veces las expectativas inconscientes contradicen a las expectativas conscientes. Un ejemplo claro es la siguiente situación: Primer pensamiento “Quiero cercanía” de pronto algo dentro de ti se activa y te hace pensar… “Tengo miedo de que la cercanía me desaparezca ante ti”, lo que acaba por conducir a una nueva postura: “No te acerques”.

A continuación un sencillo ejercicio para identificar las evidencias de este miedo en tu vida…

AYUDA PARA IDENTIFICAR LAS EVIDENCIAS DE ESTE MIEDO EN TU VIDA

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *